"Aspe el nuevo", el actual, fue fundado por los árabes a mediados del siglo XIII, alejado a 3 km. del "Aspe el viejo", romano y visigodo a orillas del Vinalopó y de la calzada romana para aprovechar las aguas del Tarafa. Del "Aspe el viejo" quedan restos arqueológicos; del actual se evidencia las superposición de lo que significó la reconquista, la expulsión de los moriscos, la repoblación cristiana y los acontecimientos de la historia moderna.